El entorno de trabajo

 

Para el hombre, como para el pájaro, el mundo ofrece muchos sitios donde posarse, pero nidos solamente uno: su casa.

OUVER W. HOLMES

Trabajar desde casa
  • facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn

Uno de los elementos fundamentales dentro de todo los que queremos realizar negocios y trabajar desde casa es el entorno de trabajo. Erróneamente pensamos que por el hecho de trabajar en el domicilio se trabaja más cómodamente y con un mayor rendimiento, cuando en muchas ocasiones ocurre todo lo contrario.

 


Cuando trabajamos o tenemos un negocio desde casa debemos luchar, sin exagerar, en la mayor parte de las ocasiones, para lograr un entorno privado de trabajo, aislado del resto de los habitantes de la casa.

Un aislamiento necesario que no se centra solamente en el aspecto físico, sino en el tiempo que requiere para realizar nuestro trabajo y en la mutua adaptación de nuestros hábitos de vida y nuestra familia, a las exigencias del trabajo en casa.

No es nada fácil. Es uno de los grandes retos y una de las causas de «fracaso» de algunos emprendedores o personas que quieren trabajar desde casa.

Aunque queramos aislar a nuestra familia de las exigencias de nuestro trabajo, veremos que es prácticamente imposible por varias razones, entre las que podemos destacar la necesidad de mayor disponibilidad horaria. Paradójicamente, comprobarás que, sobre todo al principio, dispones de menos tiempo para los tuyos, aunque convivas con ellos más horas.

Tus allegados tienden a pensar, aun de forma inconsciente, que estás disponible para ellos, por el simple hecho de estar en casa. Deberás disciplinarte, y disciplinar a tu entorno familiar.

 

La zona de trabajo El espacio

Lo ideal es que dispongamos de un espacio propio y holgado para poder tener nuestro despacho y las herramientas necesarias. Unos quince metros cuadrados o más será lo aconsejado.

 

El problema viene cuando nuestro domicilio es pequeño, aun no siéndolo, nuestras necesidades familiares son amplias y no disponemos de un espacio holgado. En estas circunstancias es muy difícil trabajar. Compartir un espacio profesional con otros usos domésticos hace que dicha actividad se haga casi inviable. Ello nos deja solo dos soluciones:


La movilidad: Destinando el espacio domiciliario de trabajo con la zona de archivo y ámbito temporal de trabajo, y trasladando parte de nuestra actividad a otra zona de la casa donde podamos trabajar. Para ello, los ordenadores portátiles e Internet sin hilos son una gran solucion.

– La compatibilidad con un espacio externo: Por ejemplo, el alquiler por horas de centros de negocios; o trasladar parte de nuestra actividad a telecentros o centros de acceso público a Internet, una biblioteca, etc.

 

Consejo

Lucha por un espacio de trabajo exclusivo en su domicilio. No es meramente una apuesta personal, sino de su familia. Rendirá  mejor y evitará muchas tensiones familiares. Hay que procurar también que dicho espacio está lo más aislado posible de la actividad diaria habitual (la más ruidosa), como puede ser el salón, el comedor, la cocina, las habitaciones de los niños, la sala donde se vea la televisión o el cuarto donde juegan los niños.

La luz

foto_bombilla
  • facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn

El consejo de los interioristas y decoradores, los oftalmólogos y demás especialistas en ciencia y artes asociadas a la domótica, el diseño, la salubridad en el trabajo y la vista es que trabajemos el mayor tiempo posible con luz natural. Lo  óptimo es que esta provenga de nuestro lado izquierdo (salvo que seamos zurdos), con un foco de luz que no sea totalmente cenital, sino lateral.



En caso de tener que usar luz artificial debemos seguir éstas mismas reglas; es decir, usar lámparas o focos de luz que se asemejen lo más posible a la luz del sol, que no deslumbren, que están situados en una posición alta, pero lateral, y desde el lado izquierdo.

 

Con respecto a las pantallas de ordenador, debemos precisar que deben estar situadas de tal forma que el foco de luz no se proyecte directamente sobre ellas, dado que impedirán total o parcialmente la visualización de las imágenes proyectadas en dichas pantallas. Lo mejor es que se sitúen en posición lateral o incluso en oposición a dicho foco u origen de la luz.

El mobiliario

Mobiliario
  • facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn

Sobre gustos no hay nada escrito. En la actualidad existe una amplia disponibilidad de mobiliario de oficina de calidad que puede adaptarse a nuestro domicilio, e incluso cumplir una función múltiple. La calidad, la ergonomía (es decir, el diseño adaptado al ser humano y sus requerimientos), la comodidad, la funcionalidad  y el diseño serán factores que cada uno combinaremos en función del tipo de actividad que desarrollemos, la imagen que en algunas ocasiones debamos o queramos proyectar, las necesidades de trabajo y de archivo, el espacio y, por supuesto, el presupuesto.


Consejo

~ No te gastes en un principio una gran cantidad de dinero en muebles caros hasta que no lleves un tiempo trabajando en el espacio destinado y observes   cuáles son sus necesidades reales de espacio, de trabajo y el tipo de muebles que precises: más o menos armarios, más o menos archivadores , más o menos tamaño de mesa, más o menos estantería , etc.

 

A mi entender, en lo que sí­ tienes que gastarte dinero desde un principio es en un buen sillón de trabajo, un sillón que te motive, te provoque acudir a tu sitio de trabajo en casa, en el que te sientas como el capitán Kirck a los mandos de su nave espacial. Que te acoja bien la espalda y te permita trabajar a gusto muchas horas. Pero que no sea tan mullido que te provoque bostezos y termines echándote la siesta.

 

 La zona de trabajo debe ser un espacio «prohibido» en su acceso para el resto de los habitantes de la casa. De esta forma contribuiremos a dar importancia a nuestro trabajo y a permitir que nuestra labor no sea constantemente interrumpida.

 

La privacidad

privacidad_2
  • facebook
  • Twitter
  • Google+
  • Pinterest
  • LinkedIn

La privacidad es un derecho que se gana peleándolo día a día. Es un aspecto que deben ejercer los demás habitantes de la casa. Es el respeto y la no intrusión en nuestro ámbito de trabajo, salvo para comunicamos algo ineludible (por ejemplo, una visita propia o que debemos ir a cenar, o a dormir).

Para conseguirlo, debemos fijar unas reglas muy estrictas desde el principio, y ser nosotros los primeros en cumplidas.

.

Diferenciación de ambientes


Forma parte del elemento de privacidad que he descrito anteriormente.

 

Es una auténtica tortura trabajar en una habitación que a la vez sirve de dormitorio (lo he sufrido a lo largo de años, de verdad). Todavía es llevadero cuando estás soltero y no tienes invitados por la noche (desde la pareja, pasando por los molestos hermanos o hermanas, o incluso nuestra mascota). Esa situación es llevadera. Tu habitación es ya desde hace tiempo tu ámbito privado, respetado por el resto de los habitantes de la casa (si los hay), por lo que las intromisiones e interrupciones son ocasionales, y, con respecto a la distribución de los muebles, se adaptan a las necesidades que tengamos sin problemas.

 

El mayor reto que tenemos en una situación así es no echarnos en la cama a dormir al primer síntoma de fatiga mental. O distraemos con los elementos de ocio de los que dispongamos en dicha habitación.

 

El problema de verdad viene en el momento en el que compartimos  la habitación con otra persona. Intentar trabajar así es un acto heroico; aun cuando la otra persona ponga todo de su parte para no molestarnos, nos sentiremos incómodos y culpables y terminaremos no trabajando o trasladando nuestra actividad a otro sitio

 

Consejo

Evita esa situación. Procura buscar un entorno de uso exclusivo, tanto en su finalidad como en cuanto a las personas que están en dicho espacio.

 

En el proximo articulo seguiremos viendo mas aspectos que tienen que ver con desarrollar un trabajo desde casa

Espero que te hayan sido prácticos los que te acabo de presentar y que te puedan ayudar a ser mas efectivo y productivo en tu trabajo en casa.