Las redes sociales son tan fáciles de usar y se han extendido tanto que los usuarios nos lanzamos a ellas sin plantearnos que a lo mejor existen consecuencias negativas. El principal problema con las redes sociales existe en las “condiciones de uso” y “la política de privacidad”, es decir la letra pequeña. Son cláusulas que se aceptan a la hora de crear una cuenta y que la mayoría de los usuarios aceptan sin leerse. Por eso, si usted está leyendo este articulo y quiere embarcarse en el mundo de las redes sociales, elija la que más se adapte a su perfil y, por favor, dedique unos minutos a leer las condiciones del contrato Entrar en una red social, como veremos, es muy fácil: salirse de ella, no tanto

Cuando nos hacemos miembros de una red social debemos aportar unos datos que nadie nos asegura que vayan a estar seguros en sus sistemas, por lo que es muy importante tener mucho cuidado. Fijémonos, por ejemplo en un pequeño extracto del contrato de usuarios de Facebook:

“Al publicar el Contenido de Usuario en cualquier parte del Sitio, otorgas automática mente a la Compañía ,y manifiestas y garantizas que tienes derecho a otorgar a la Compañía, una licencia irrevocable, perpetua, no exclusiva, transferible, plenamente desembolsada y mundial [con derecho de sublicencia] para usar, copiar, reproducir públicamente, mostrar públicamente, reformatear, traducir, obtener extractos [tota­les o parciales] y distribuir dicho Contenido de Usuario para cualquier fin, ya sea comercial, publicitario o de otro tipo, en relación con el Sitio o la promoción del mismo, para preparar trabajos comercial, publicitario o de otro tipo, en relación con el Sitio o la promoción d l mismo, para preparar trabajos derivados de dicho Contenido de Usuario o incorporarlo a otros trabajos, y para otorgar y autorizar sublicencias de lo anterior. Podrás retirar tu Contenido de Usuario del Sitio en cualquier momento. Si decides retirar tu Contenido de Usuario, la licencia otorgada conforme a lo dispuesto anteriormente quedará automática mente revocada”.

No obstante lo anterior, reconoces que la Compañía podrá conservar copias archivadas de tu Contenido de Usuario.

Según esto, al publicar en Facebook se pierde cualquier control sobre la información o contenido personal publicado y la empresa puede utilizarlos para otros fines diferentes a los pretendidos por el usuario Además, puede legalmente hacer una copia de ellos y utilizarlos, aún cuando la cuenta ya no exista. Este simple ejemplo nos deja constancia de lo vulnerables que podemos ser los usuarios a la hora de utilizar una red social cualquiera, porque todas tienen cláusulas de este estilo.

Al publicar en Facebook se pierde cualquier

control sobre la información o contenido personal publicado, por lo que hay que ser precavidos.

Lejos de ser agorero con los peligros de las redes sociales, lo que pretendo es concienciar sobre la necesidad de ser precavidos con las condiciones de uso y la política de privacidad de estos espacios, especialmente si lo usuarios van a ser menores. Antes de “colgar” un contenido hay que pensar qué consecuencias puede tener esa publicación. La utilización de las redes sociales puede ser totalmente satisfactoria si se tienen en cuenta algunos consejos de seguridad:

1° No publicar fotos o comentarios comprometedores y si se hace, restringir al máximo qué personas de nuestra lista pueden verlas y quie­nes no.

2° No dar nunca datos bancarios como cuentas á tarjetas Si se va a hacer una compra on-line, hacerlo mediante pagos seguros en Internet como conexión https, Trajeta prepago, PayPal, sitios “verified by Visa”, etc.

3° Antes de agregar un nuevo contacto, sobre todo si es desconocido, intenta tener de él la mayor información posible y, si no se está del todo seguro, no agregarle.

4° Cuando publique fotos o vídeos, tenga en cuenta que algunas redes sociales obligan a la cesión del material, por lo que la privacidad se puede ver afectada.

5° Si publica comentarios sobre sus aficiones es posible que seas “bombardeado” por mensajes publicitarios.

6° Intente no dar muchos datos personales como dirección, teléfono, correo electrónico. etc.

7º Use Contarseñas difíciles y que contengan letras y números. Si participa en varias redes sociales utilice contraseñas diferentes

8° No publique contenidos del tipo “me voy de vacaciones un mes”, nunca se sabe a quien le puede llegar esa información, si por casua­lidad le llega a un ladrón potencial. sabrá que su casa está vacía.

9° Desconfíe de aplicaciones que le requieran contraseñas, códigos PIN o cualquier dato personal, especialmente si amenazan con cerrar la cuenta en caso contrario.

Recuerde que lo más importante es leer atentamente las políticas de privacidad y uso de una web. Si realiza este primer paso no tiene por qué tener problemas de seguridad.

Para más información en la Oficina de Seguridad del Internauta del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio de España  www.osi.es

(Valoro mucho sus comentarios, por favor si lo desea deje su opinon.)

Saludos

Juan Carlos Camaño

http://juancarloscamaño.com