¿Creías que por trabajar en internet o en las redes sociales las cosas se harían solas?

Espero que no haya sido así, ya que te estarías dando de frente con la pared y padeciendo el fracaso y el rechazo, tal como sucede en los sistemas de prospectación tradicionales.

El trabajo en equipo también aplica para Internet. Pese a que no hay que reunirse físicamente para hacer un plan de trabajo o para ver prospectos, es de vital importancia que te hagas de 2 o 3 personas con las que interactúes de manera constante.

Estas personas deben tener características especificas, afines a ti y a la personalidad de tu negocio. Eso deberás definirlo tu mismo. Debes ser muy exigente para seleccionar a tu equipo de trabajo de manera que resulte ser el  mejor que puedas obtener.

Hay especificaciones generales para elegir a tus socios, las cuales me parecen imprescindibles:

1.- Disponibilidad y compromiso.

Personas que estén ahí siempre que lo necesites y viceversa. A veces surgen contratiempos que no podrás atender tú solo y será necesario apoyarte en alguien que responda “Sí” a ese llamado de emergencia para solucionar la situación. Para ello, tu equipo debe compartir un ideal de compromiso hacia el grupo y a la meta de este.

2.- Ética de trabajo

Si compartes un negocio con alguien, generalmente compartes también los recursos, los medios y los resultados del mismo. Es imperativo que aquellos con quienes trabajes, conozcan el significado del termino “Trabajo En Equipo” que entre otras cosas se traduce en lealtad, sinceridad y verdad todo el tiempo. Evita asociarte con personas de mala reputación y/o que sepas que suelen tomar ventaja de situaciones para su beneficio propio.

3.- Visión Común

Compartir cualquier negocio es también compartir metas, ideales y aspiraciones. Recuerda establecer con tu equipo una visión mutua en donde estipulen juntos cuál es la meta de dicho negocio o actividad (El dinero NO es una meta).  La visión va más allá del resultado económico. Es lo que mantendrá al equipo con una cohesión óptima por mucho tiempo y dará pie a nuevos proyectos más ambiciosos. Así te tome meses definirlo, este punto debes tenerlo muy claro.

4.- Diversidad

No buques personas que sean buenas en lo mismo que tú. Procura encontrar elementos que cubran esas áreas en las que eres débil. Quizá eres un genio dando presentaciones de negocios pero con los números dejas mucho que desear. Entonces encuentra a alguien hábil en la materia. Busca siempre a tu opuesto. A aquellos que sean mejores que tú en un área que no dominas del todo.

Insisto en lo siguiente:

No trabajes con nadie que no cumpla con los puntos anteriores. Recuerda que lo que emprendas debe de ser un “Negocio Serio” y requieres seriedad para sacarlo a flote. Si te aventuras a trabajar con quien te diga primero  “Sí, yo le entro”, estarás poniendo en riesgo no sólo un negocio, sino también una reputación, o tal vez una amistad,  que quizá hayan sido difíciles de ganar.

“Somos El Reflejo De La Gente De La Cual Nos Rodeamos”

Atentamente

Juan Carlos Camaño